domingo, 20 de enero de 2008

Radgoll y las Palabras de la Anciana

Como pasa con todas las cosas en la vida, todo sucede sin que uno lo espere, porque es parte de la naturaleza el que fluyan así las cosas.

De madrugada la guerra toco a las puertas de la aldea y los Andaquíes, aunque sabían que vendría y no pensaban en que llegaría tan pronto, estaban preparados. Los demás que estábamos en la aldea fuimos sorprendidos y a todos los que podíamos pelear se nos ordeno defender a la aldea del violento ataque mientras los aldeanos evacuaban la villa por los escondites antiguos. De inmediato Horus y los ancianos me entregaron una nueva vestimenta con una armadura y una espada forjadas en plata adornada con figuras rojas y aladas repujadas en oro blanco y piedras azules, también me entregaron un escudo adornado con un halcón con sus alas extendidas y una daga dorada. Un hombre trajo mi dragón y luego de unas rápidas palabras de Horus, alcé el vuelo para enfrentarme con los Ángeles Rojos. La última guerra ha comenzado.

Oscuras memorias perdidas vienen a mi entre las cortinas de la ilusión que nos advierten sobre el peligro en medio del cielo eléctrico. Solo Dios y los ángeles pueden cambiar la vida en la tierra, no los antiguos planes de la oscuridad. La fuerza unida de los hombres sabios y fuertes... empujando desde lejos con la fuerza de mil magos y hechiceros lucha con nosotros para salvarnos de la oscuridad. Es la primer vez que entro en combate y mi dragón parece saberlo y aunque el vuelo ha sido temerario, ha sabido cuidarme y guiarme en cada fase de la batalla. Nuestra misión es la de detener a las torres que se acercan desde el sur con la artillería más pesada esquivando las rocas lanzadas por las catapultas de Sonora, un general del averno. Hay que volar bajo y ser los ojos de mi dragón mientras él lanza bolas de fuego por su boca... Luego de varias horas de combate... se nos dio la orden de emprender la retirada, no la huida... la intención era la de impedirle al enemigo el avance confundiendolo.

Con un grupo de dragones volamos al oeste y luego giramos al norte hasta entrar a las cavernas de Thum Joriath en vuelo siguiendo los pasadizos de las fosas e iluminando el paso con el fuego de nuestros dragones, luego salimos por el cráter de un volcán antiguo y avanzamos por el lado opuesto a las montañas de esmeralda. Allí encontramos un camino angosto donde tuvimos que descender y continuar por tierra hasta que entramos a unas montañas que nunca antes vi para allí encontramos nuevamente con los ancianos, los Andaqúies y otros guerreros.

Mientras me sacaba mi armadura y organizaba un poco mis cosas, medité un poco lo sucedido y verdad estaba sorprendido, pues éramos nosotros quienes pensábamos asestar el primer golpe y nos estábamos preparando para ello y nunca pensé que fuera la oscuridad quien nos atacara tan pronto y tan fuertemente. De todas maneras y luego de la barbarie que se vivió aquella mañana, también concluí que fue una tragedia anunciada, o al menos en mi forma de ver las cosas; esa noche anterior había recibido la visita del espíritu en forma de búfalo y las sombras que en mi habitan lograron nublar mi mente y mi espíritu transportándome de nuevo a los mismos sentimientos de mi trance por los caminos de las lagrimas de los ángeles, cosa que me llevo a tomar la sabia decisión de esconder y cuidar el fuego de la hechicera junto a mi alma en la caja de cristal que la contiene y también recordé mi conversación con Horus luego del incidente del espíritu, que tal vez me preparó para lo que venía y lo que viene, permitiéndome aceptar el sino del destino que al fin y de a poco se me revela, indicándome que vine a estas tierras mágicas para morir en ellas.

La aldea fue casi destruida, todos nos ocultamos bajo tierra y los aldeanos llegaron hasta aquí luego de seguir un camino subterráneo que termina en estas cavernas. En cuanto estuve más descansado decidí ir a buscar a mi dragón a los establos y lo encontré muy tranquilo; me recibió como cuando un perro de caza recibe a su amo... como si en mucho tiempo no nos hubiésemos visto. Junto a él estaba una anciana, una mujer de cabello largo y blanco muy lucida y fuerte que le servía la comida, quien al ver la reacción de mi dragón me pregunto su nombre. En ese momento me sentí muy torpe, pues en verdad nunca le puse uno. Entonces le dije... a mi dragón... lo llamo dragón, igual que a mis perros siempre los llame perro y a los gatos gato... sin hacer distinción si era perro o perra o si tenía nombre o no... Entonces la mujer, entre risas y un poco sorprendida me explico que ellos, los dragones, son algo más que mascotas y animales de combate, también son guías y compañeros muy fieles y al menos, aparte del cuidado y el buen trato, es justo que tengan un nombre. Al escuchar eso me sentí un poco mal con mi dragón y decidí ponerle un nombre. En verdad no lo pensé mucho, porque a mi cabeza vino un nombre muy rápido y mi dragón dejó de llamarse dragón y empezó a llamarse Radgoll.

La anciana me miró y me dijo, radgoll... radgoll es una raza de gato... yo le espete rápidamente y le dije mirándola mientras ella reía y me ofrecía un te, diciendole que el ragdoll es una raza de gato característica por su docilidad extrema y por que adoran a sus dueños humanos y no les gusta estar solos pero que mi dragón es Radgoll, no ragdoll.

Estuvimos conversando por cerca de una hora mientras tomé un delicioso té con miel. Al final de la charla la mujer me miró fijamente a los ojos y sin vacilar un solo instante me dijo. Lejos, alguien sufre y está triste. No permitas que el fuego en la caja se apague, porque es valioso y al extinguirse muere tu alma. También, Un caballero negro está con nosotros y quiere ocupar tu lugar entre los miembros de la aldea... ten cuidado, pues fue él quien trajo al enemigo a este lugar, él abrió la puerta para que el espíritu de forma de búfalo entrara y te confundiera, él creo todo este caos y el está haciendo que la oscuridad vuelva a poseer tu espíritu. Ten cuidado Mantogris, para volver a ser peregrino tienes que aprender a leer las acciones de los hombres, ver más allá de sus palabras y comprender las cosas que dicen con el silencio. El enemigo acecha entre las sombras y está frente a tus ojos. Debes estar alerta, escucha únicamente a tu voz interior y los consejos de los que a estas tierras te trajeron.

Luego de decirme esto, se levantó, se despidió muy cordialmente y desapareció entre los dragones y los aldeanos que se acomodaban en los establos.

En la cena le conté a Horus lo sucedido y él con gracia me dijo... desde que llegaste a esta tierra has querido conocer tu destino, y cuando lo has tenido frente a tus ojos, no lo has reconocido. Esa mujer es el Oráculo, muchos dicen que es el espíritu de la madre tierra... y no todos pueden verla. Recuerda las palabras que te dijo y ponlas en práctica, más ahora que se acercan tiempos oscuros.


Daff Schneydher. Enero, 2007

Audio Streaming · Erian's Mystical Rhymes · Rhapsody Of Fire · Symphony of Enchanted Lands II -The Dark Secret-

No hay comentarios:

Pensamientos Intrascendentes / www.daffland.blogspot.com