viernes, 16 de noviembre de 2007

Eternita

Sumergido suavemente en sueños de una noche eterna... deseando quemar las horas traicioneras desde mi memoria con las lágrimas de rabia... En mi corazón consumido en el fuego de las palabras, un puerto ha desaparecido.

Muros del inframundo...llegamos a las puertas del infierno… Escucho todavía el viento que de lejos me acaricia llevándose consigo las lágrimas olvidadas en noches prisioneras por suspiros del destino... Viviste para esto, soñaste para esto... cielo castrado... tímida estrella muriendo... son las palabras del Espíritu mientras Hórus le susurra al oído... Las canciones olvidará, sus ojos ya vivieron tiempos pasados y pasan las horas... no hay consuelo... tiene que decidir. Yo estoy petrificado... en mi mente, en mi corazón... mi tiempo está en mis manos. En su cara mi tormento, el silencio, mi mañana. Anclado en un momento de terror donde debo entender mi camino o abandonarlo al cruzar el umbral de esas enormes puertas que separan a los mundos.

El sol se ha cobrado su precio, la sal corre en mis venas. Nunca le he temido antes a esta agua, pero ahora he aprendido a odiarla y mientras tanto medito... ¿Voy a vivir para ver el mañana?, ¿Dejaré que estas aguas reclamen la victoria?, ¿voy a morir sumergido en una copa de esta profundidad acuosa? El mar me está llamando... mi voluntad de vivir por primera vez es más fuerte que mi espíritu... el mar me está llamando.

Miro con decisión a los espíritus y les digo... sigo por el camino, por el camino de los vientos y de las mareas cargadas de olas y playas infinitas aunque soy consciente de que entre las tenues luces de mis sueños el fuego sigue activo. Soy el hijo del dolor, y doy la bienvenida a mi nuevo destino... la llama del infierno se halla perdida dentro de la vida que late por mí... En ese momento me sentí libre, tal vez yo estaba bajo un hechizo, igual… sólo quiero volver a vivir… A vivir de nuevo. Me siento orgulloso, orgulloso de llevar mi alma a los nuevos horizontes, al cielo de oro. Soy el hijo del dolor, y doy la bienvenida a mi nuevo destino,le rezo a los dioses del trueno y reniego del infierno en llamas.

Los espíritus me hablaron entonces con estas últimas sabias palabras que se desvanecen en mi alma… "tú siempre tienes la opción, elegiste la luz y buscar su camino Cuervo Mantogris, tal vez encontraste tu camino mi valiente hijo de la oscuridad, Magos, reyes, elfos y trolls han pasado por este mismo reto. Tienes el conocimiento, cuando lo comprendas te encontrarás al fin y ahí alcanzarás la sabiduría para extender tus alas y volar… y entonces volará tu corazón”

Este puede ser mi último aliento y mi último día, pero ahora comienza un nuevo camino. Volvimos hasta el Río de las Brujas, pero en lugar de subir al bote, tomamos el camino del norte hasta llegar a un lugar donde se podía ver el cielo completamente cubierto por estrellas. El camino es largo, el tiempo es demasiado corto y este pequeño sendero parece nunca terminar. Verdes son los árboles y hay almizcle en las piedras... así es como se ve este extraño mundo místico. Pronto un dulce olor pasó a mi lado... miro pero se ha escondido, detrás de su inocencia roja como mi sangre.

Sed de victoria, hambre de amor... Amor a la tierra que hizo a su hijo fuerte y fiel para asi servir junto con su grito invencible. Alcanzamos la sima... debo ir ahora y montar al dragón... Las rocas aparecen delante de mí cuando las primeras sombras se desvanecen oscuras. Está cerca el fin de este silvestre y santo camino... debo abrir los ojos para ver lo que en el sol se esconde... amadas montaña... amadas tierras que me engendraron... ¿que me ocultan ahora? ¿hacia donde corre el río? quiero saber.

Daff Schneydher, Noviembre 2007

Pensamientos Intrascendentes Audio Streaming: Dar-kunor Song of War% · Rhapsody of Fire · Triumph or Agony

No hay comentarios:

Pensamientos Intrascendentes / www.daffland.blogspot.com