lunes, 3 de diciembre de 2007

Entre los Pétalos de la Rosa

Luego de pasar sobre el abismo donde dancé entre suaves vientos perfumados con hechizos increíbles y profundos, luego de haber descansado sobre las verdes praderas y los bosques de mágicos sonidos donde me perdí en los ojos de las ninfas que me hechizaron marcando mi destino y donde me comprometí a mantener vivo el fuego eterno que hace latir los corazones de los hombres, partí nuevamente en busca del horizonte. Rápidamente nos elevamos sobre el valle por donde corre libre uno de los brazos del Río de las Brujas, es el lado que viene de los brazos de una vida recién nacida.

Es increíble volar en un dragón, el viento en la cara me hace recordar los tiempos cuando volaba solitario por el cielo como peregrino, mientras miraba con desdén a todos en tierra. Este viento me da la fuerza para hacer frente a la verdad, para hacer frente la duda dentro de mi alma y ya no puedo justificar el derramamiento y el envenenamiento de mi sangre ¿Es un pecado buscar la verdad, la verdad entre los pétalos de la rosa?

Cruzo los valles de la región central cubierta del polvo mágico en busca de la clave para abrir las puertas, estoy cerca del altar oculto en mi interior cómo lo dijo el espíritu del lobo antes de convertirse en leyenda al momento en que subí a este dragón de ojos como el sol y me alce al cielo buscando el camino a la gloria para servir a los ideales de mis sueños.

Ahora vuelo alto, junto a Horus en este dragón alado buscando el camino a las puertas del cielo, para depositar en sus altares el fuego que en en mi interior arde y hace latir mi corazón.

Comienza un tramo largo y difícil de este viaje, debo ser paciente, estar atento y calmo; se que aunque la he dominado, en mi interior sigue oculta la bestia que por tanto tiempo con un velo estuvo cubriendo y engañando mis sueños convirtiéndolos en pesadillas, engañando mi vista y haciéndome dudar de todo lo que he visto. Por ello debo estar atento y cuidar que no se acerque al fuego que arde en mi corazón, porque es capaz de ahogarlo llevándose por delante mi vida si lo considera necesario. Ahora sigo mi camino sobre este ser noble y alado, debo confiar en él, así como él confía en mi y como también lo hace quien me ha entregado este fuego que ahora ilumina mi espíritu y que debo cuidar con todo mi ser. Pronto vendrá una nueva batalla, la batalla que me fue revelada al momento de abandonar las puertas del infierno.

El sol ilumina mi destino y un hechizo salvador creó juegos extraños de luz como graciosos espejos ocultos por donde encontré mi camino hasta llegar a una cueva secreta. Es La Casa del Rey de las Montañas, tierra de verdes montes donde los dragones vuelan refugiándose en enormes grutas de esmeralda.

Soy un guerrero que siguió su camino dirigido por el vigor del alma cósmica que le da fuerzas desde el infinito, hijo de la luna que persigue el camino de la gloria para servir a los ideales intentando mantener el corazón claro previendo la llegada de la larga batalla sangrienta escrita en las profecías y que ahora confía en que la luz le indicará siempre su camino.

Nos elevamos sobre las montañas cubiertas por la nieve mientras pienso que prevalecerá la sabiduría y la nobleza. Horus sigue acompañando mis pasos y yo sigo esperando que mis sueños y mis anhelos no se pierdan en el camino que une los dos mundos, que no se pierdan en ese camino sencillo y largo para que sigan alimentando esta llama que ahora le da la fuerza a mi espíritu. Pronto alcanzaré el cielo y se que junto a mi, un ejército de dragones se enfilará hacia el ocaso, para luchar por este nuevo paraíso contra la bestia interior que he apaciguado y que tarde o temprano no soportará y querrá arrebatarme de nuevo mi luz. Lucharemos arriesgando incluso todas nuestras virtudes, siempre buscando la purificación de mi sangre, la extirpación del veneno que por tanto tiempo ha corroído mi ser y el dolor que ha causado en mi por tanto tiempo.

Ahora siento que voy a redimir mi alma, en verdad, me siento libre.


Daff Schneydher, Diciembre. 2007



Audio Streaming: Pray · Apocalyptica · Cult

No hay comentarios:

Pensamientos Intrascendentes / www.daffland.blogspot.com