viernes, 8 de diciembre de 2006

El Poder de la Palabra. De insultos, Agravios e improperios



“Estoy adjuntando dos tickets para el debut de mi nueva obra de teatro, lleva un amigo... si es que lo tienes.”
George Bernard Shaw a Winston Churchill.

La semana pasada le escribi a alguien de quien no tengo noticias hace mucho y que es muy especial para mi, y como respuesta recibi un mensaje poco amable que me dejo sin muchos argumentos y bastante descolocado. Lo primero que se me ocurrio fue escribir violentamente en una especie de contra ataque... (represalia).... claro, es una acción suicida y bastante inconciente y como tantas veces me causo problemas, preferi dejar las cosas quietas y pensar los pasos a seguir.

Luego de meditar un rato e incluso pensar en que era lo mejor, concluí que debia dejar las cosas como estan y documentarme un poco. Primero, el insulto es un arma, y como cualquier otra, es muy eficaz si se le usa inteligentemente. El juego de insultos debe encaminarse más a la estrategia que a una simple verborragia sin sentido que por lo general se dicipa en el momento y es causa de inmensos males por lo que creo que si se va a insultar a alguien, hay que hacerlo de una manera inteligente y sutil, no negligente e impulsiva; para así ser contundentes pues muchas veces el significado de lo dicho tiene tantas puntas e interpretaciones, que puede perder el ojetivo del todo y causar un efecto desconocido.
No es que este a favor del insulto, todo lo contrario, me parece un arma muy peligrosa y de doble filo, capaz de hacer mella hasta en el caracter más fuerte. Pero por otro lado, las palabras bien puestas pueden lograr más que muchas acciones en conjunto. Por lo tanto, hay que ser nobles al momento de utilizar la lengua, y muy concientes de lo que se esta haciendo o diciendo, ese es el problema del insulto, generalmente es una reacción irracional y viceral a un suceso determinado y que por ser tan impulsivo, no es reflexivo y si altamente destructivo.

“No podré asistir al debut, asistiré a la segunda noche... si es que la hay.”
Winston Churchill, respondiendo a George Bernard Shaw.



Las animaciones hacen parte de un proyecto artistico de Stephen Watkins llamado Backspace cuyo fin es el de alborotar la imaginación.
Stephen Watkins se graduó con honores de la facultad de Diseño y Comunicación en la RMIT University, Melbourne, Australia. Su pasión se divide entre el diseño de gráficas y la animación, en donde explora el potencial de ambas áreas.

El link de el proyecto BackSpace es http://www.backspace.com.au/home.html y ahi se encuentran los episodios para descargar con el Quicktime. Se puede suscribir al servicio de podcast para itunes, y las animaciones estan en una compresion apta para llevar en el ipod. Si quieren saber mas del trabajo de Stephen Watkins pueden consultar su página web http://www.watkins.com.au/

No hay comentarios:

Pensamientos Intrascendentes / www.daffland.blogspot.com