sábado, 17 de abril de 2010

Detonado y Cansado



Detonado y cansado, así se explica este momento en el que todas las luces se han ido, cuando la fiesta ha terminado y lo único que queda es el vacio. Dormito entre pensamientos con los ojos abiertos, medito y entiendo que la realidad es otra, que la fiesta se ha ido y que el tiempo pasa sin preguntar. Todo pasa, todo cambia y todo se transforma.

Mil voces dan vueltas en mi cabeza, retumban y se esconden entre los más recónditos lugares de mi inconciente, me llevan, me dominan. La soledad es lo único que me ilumina en ésta habitación plagada de recuerdos, en éste lugar que es un fiel reflejo de mi existir y la realidad que me golpea decidida y contundente y aunque siento que la sobriedad me domina, cuesta aceptar que la luz afuera brilla, y que la luz duele.

El cansancio me domina y al cerrar los ojos veo luces de otro momento, no se si de ahora, o de más adelante, o tal vez son destellos que cruzaron mi camino, perdidos como borrones que cruzan sin sentido de un lugar a otro y se funden con rostros y siluetas que distingo a medias entre risas y cantos… y a veces también llanto.

El tiempo pasa, detonado y cansado me enfrento a que terminó la fiesta, a que la realidad es otra y que en ella no tienen cabida ni las aventuras, ni los tragos ni los chistes flojos… ni las palabras aladas… ni mucho menos las caricias y los besos… porque todo quedó en ese mundo paralelo, en ese mundo incierto y falso, del que como único recuerdo guardo este estado de sopor insoportable, el de sentirme detonado y cansado, con la boca seca.

Daff Schneydher · Abril, 2010
Pensamientos Intrascendentes / www.daffland.blogspot.com