domingo, 20 de julio de 2008

Pensamientos de gato azul

Son días sombríos en mi interior y ha pasado muchísimo tiempo desde la última vez que sentí de manera tan presente mi caminar en las sombras. En estos momentos solo quiero sumergirme en mis pensamientos, en mis recuerdos y en las enseñanzas del pasado; no para encontrar tormentos sino para entender y encontrar en mi memoria los significados de éste momento.

Alguna vez cuando por un tiempo fuimos unos Wei-Xuesheng junto a mi amigo el cabezón y meditabamos (no teníamos ni las ganas ni la dedicación para ser Nei-Xuesheng) nuestro San-Jei-Tong nos dijo mientras nos preparábamos para los exámenes de estado (un examen obligatorio para poder aplicar a la universidad) lo siguiente:

El cielo dentro de la montaña: La imagen de la fuerza amansadora de lo grande.
Así el Hombre Superior se impone de muchas sentencias de la antigüedad y de actos heroicos del pasado para templar su carácter.


Y si bien nos costó entender esas palabras tanto como lo que estábamos estudiando, al cabo de un rato lo entendimos y si bien al poco tiempo dejamos la meditación y pasamos a ser solo pequeños salta charcos, creo que lo aprendido no solo con esa frase sino en ese año valió la pena.

Lo que nuestro San-Jei-Tong quería decir es que el cielo dentro de la montaña apunta a tesoros ocultos. En las sentencias y hazañas del pasado se encuentra un tesoro escondido que puede ser aprovechado para templar y desarrollar el propio carácter. La manera adecuada de estudiar el pasado es no limitarse al conocimiento histórico, sino también aplicar este conocimiento para que el pasado esté siempre presente. Palabras más palabras menos es lo mismo que nos recuerda Gabo cuando habla de un pensamiento macondiano. (El pensamiento oriental y el saber caribeño tienen mucho que enseñarle a éste mundo)

Así es que en una primera instancia me valgo de esa vieja idea que me dice que ante las dificultades es mejor volver sobre mi mismo y tal cual lo hago. No es fácil porque mi corazón piensa, sin embargo nada saco buscando la culpa en otros ni incriminando al destino porque allí no encontraré respuestas. Prefiero buscar los errores en mí porque eso me permite saber en qué estoy fallando y ello me conduce a un enriquecimiento interior.

También procuro estar oculto en mi, por la misma razón de tener un corazón pensador. En los tiempos de oscuridad son necesarias la prudencia y la discreción, no debo fomentar inútilmente arrasadoras hostilidades con un comportamiento desconsiderado, es preferible el silencio a sacar a relucir las prácticas de los demás con críticas y lamentos pues es contraproducente, todo pensamiento que va más allá solo produce dolor al corazón y reacciones tal vez desmesuradas.

No logro nada desatando un nuevo conflicto, cada cual en lo justo sabrá el resultado de sus propias acciones. Es preferible dejar correr muchas cosas sin permitir ser engañado.

Son momentos sombríos en mi interior y ha pasado muchísimo tiempo desde la última vez que sentí de manera tan presente mi caminar en las sombras. Sin embargo también siento que estoy más fuerte que esa última vez y es por ello que en estos momentos solo quiero sumergirme en mis pensamientos, en mis recuerdos y en las enseñanzas del pasado para entender y encontrar en las palabras los significados de cada momento.

El pasado es una certeza y el futuro es un misterio; pero el presente es un obsequio, por eso se llama presente.

Daff Schneydher. Julio, 2007
Audio Streaming · Quidam (invierno) · Daff Schneydher



Nota: A todos mis amigos, Un feliz día del amigo y gracias por la paciencia y el estar cuando los necesité. A mis compatriotas, que Dios Bendiga a la amada República de Colombia.

No hay comentarios:

Pensamientos Intrascendentes / www.daffland.blogspot.com