sábado, 12 de julio de 2008

Atlas XB-45

Ahora he recorrido una camino largo y solitario hacia el oeste... y puedo escuchar los motores del Atlas XB-45 que gimen hacia afuera como una canción del más puro rock; y no puedo pensar en mas cosas que en una mujer manchada, la mujer de la noche pasada. Es de mañana y sigo despierto en mi cama, pensando en los ecos de los amplificadores que suenan en su cabeza y en el cigarrillo clásico de todos esos despertares... igual sigo en mi cama recordando lo que ella me dijo alguna de esas mañanas pasadas mientras encendia un cigarrillo... ¿que dijo? igual ahora no lo recuerdo, porque creo que fue algo que recogí por el camino, y aunque todos me advirtieron, me sentó mal y por fuerza del destino vomité.

Ahora vagan mis pensamientos de la manera que lo hacen siempre, como cuando viajo por el mundo sin tener mucho que hacer... y recuerdo que se siente como montar a caballo... y de pronto despierto y el viaje está al revés. Y recuerdo la mayoría de las veces... recuerdo las charlas, las risas y los llantos... todo como los viejos clichés de mujer... y ahora... alienado y vencido... ¿de que sirve ser un caballero si este mundo está lleno de mierda?. Salgo y enciendo mi pipa, mientras a un millón de millas lejos cada onza de energía vierte su sudor fuera de su cuerpo como la música que en su momento hizo lo mismo conmigo.

Y camino al hotel que está frente a esa playa pero en otra estación, otro momento y no como lo había pensado, simplemente estoy solo... camino al bar encadenado y recuerdo los tiempos anteriores al comienzo de este camino... cierro mis ojos y los abro sobre su mirada... sacudida fría del destino donde solo se fingen emociones que se mezclan con el sudor todavía tibio. Ahora quiero estallar.

Enciendo mi pipa... cierro mis ojos y aspiro tan hondo como puedo.

Les puedo decir lo que dicen en el espacio... que nuestra tierra es demasiado gris; pero cuando el espíritu es tan digital, el organismo actúa de esta manera. Este mundo me esta matando, pero no lo va a lograr, porque lo haré yo. Ahora mi sistema nervioso cuelga de cabeza hacia abajo, mis pies flotan en la arena de la luna y voy caminando al revés... y si no puedo salir de aquí, buscaré la manera... ya no quiero solo flotar en el miedo... quiero flotar como un astronauta muerto.

Estoy harto de repetir en mi cabeza la Balada de la Hechicera y el Loco, porque ha sido como desde el principio... volando sobre el abismo.

Ya no escucho entre sueños el sonido del mar que a lo lejos parece imitar a una mujer con un violín que con su arco y sus cuerdas se lamenta diciendo "¿quien ató mis manos a la rueda?" y sobre mi cabeza el zodiaco ya no da vueltas ni me pierdo en mis pensamientos... ya no escucho su voz que me llama y si... yo sigo aquí perdido en algún punto de mi destino revelado... pero silencio, no hay banda... soy una nave con las velas desplegadas a los vientos del destino... perdido en algún punto de este mar pasivo pero intranquilo... no escucho, pero esta vez puedo ver.

Sabio y poderoso, fuerza de la tierra ... los vientos del sur y los vientos del norte chocan con violencia. Ya no quiero su llamada... Golpe en el corazón que llena mi alma... Odio profundo que derrama ira por mis venas, dame la fuerza de la tormenta ahora que me encuentro perdido entre torbellinos y fuego de cañones e inconsciente de todos mis actos. Estoy en el infierno, caminando entre los cascarones rotos de los mil sueños deslumbrantes que algún día estuvieron colgados en medio de estrellas infinitas de océanos nocturnos y cargados de profundas emociones; Ahora camino por sendas oscuras, donde ya no hay más destellos alados que revolotean entre las nubes infinitas... no me sumerjo por todos los tiempos en este viaje donde solo me queda seguir las indicaciones de los vientos que me rodean, vientos que ya no me susurrarán al oído cuando cabalgue en las noches por el lado oscuro de la luna pretendiendo escuchar su llamada, no cabalgaré sobre el santo viento persiguiendo la eternidad donde siempre encontraré en mis pensamientos la paz de ese fugaz momento... porque ahora estoy en el espacio y pronto seré un astronauta muerto.

Y en mi radio suenan textos del pasado escrito... y ahora las reescribo encontrándoles su verdadero sentido... --- Nunca he estado más cerca y trato de entender esta cierta sensación que siempre llamo por otro sonido**-- di mil veces el paso esperando... --con ferviente deseo el poder cabalgar subiendo más y más alto entre adorables criaturas contrariadas por el tiempo, son el costo de amar... pero se toma o se deja... ¿por que me he de arrepentir?. Debo creer**--. No, Me debo arrepentir.

--"Paso a paso, día a día, cada segundo cuenta... no puedo parar... no se puede romper... quiero que dejes tu rastro y mientras tanto oculta tu cara llena de deseo y tentación... intenta alcanzar el cielo... sube más y más alto... encuentra el camino atrás de las estrellas donde hay tesoros en cantaros calientes... como las ollas llenas del oro de los duendes... y aunque son kimeras y destellos con susurros de música de alas... son valiosos... ¿qué más podemos perder? ¿piensas que tienes la razón?... y mientras pensamos, el reloj sigue su camino y nuestras caras se desvanecen en las noches... se dispersan como la lluvia por el viento... como los ángeles perdidos en los espejos inertes y muertos dentro de silencios eternos consumidos en las cenizas de viejos fuegos encendidos. No quiero arrepentirme cuando sea tarde y desde ahora y para siempre, quiero decir desde mi alma que lo he vivido y que valió la pena seguir hasta el fin**. -- No, Me debo arrepentir.

A veces caminamos como nosotros y a veces de cabeza mientras escribimos letras fugaces cargadas de mil significados y emociones puras como la sangre que roja se disuelve en la nieve. Pero que son puras y están cargadas de sentimiento y a pesar de enredadas son honestas. Escribi sobre nuestra canción pero al cabo de los días no importará porque pronto en el espacio estará un astronauta muerto, junto a los bebes muertos, y girarán en el cielo hasta que se desintegren... pero estarán en el espacio... y ya estarán muertos todos los recuerdos del pasado y no vendrán mas amaneceres ni atardeceres ni música de alas, su mundo es gris y muerto.

Ya viene, ya se acerca la sal del astronauta muerto... Mi Atlas XB-45 será llenado con el clorhidrato Special K... y por mi radio ahora disociativa escucho la frase repetida que me dice, People won't be people when they hear this sound, hat's been glowing in the dark at the edge of town.

Daff Schneydher. Julio, 2008
Audio Streaming • Atlas • Battles • Mirrored




** fragmentos de la Balada de la Hechicera y el Loco, volando sobre el abismo. Daff Schneydher. Noviembre, 2007"

No hay comentarios:

Pensamientos Intrascendentes / www.daffland.blogspot.com