viernes, 2 de noviembre de 2007

Cuervo Mantogris

Sobre el cielo rojo y ardiente donde las nubes color purpura cubren las montañas, vienen cabalgando sobre el viento las voces de los cuervos que se acercan... es el indicio de que llegó la primavera y al fin se va el invierno, se va la fría distancia. He volado lejos... estoy lejos, tan lejos que en estos lugares mi mente vuela de la mano de la luna... y ella me deja ver desde la distancia mi mundo, no para cambiarlo, sino para estar preparado para cuando a él regrese. En este lugar veo al Gran Hombre que puede ir a través de la piedra gris y volver limpio... en este lugar veo a Horus que me indica el camino al espíritu antiguo, mi guía. Ya le llega la hora al invierno, es el fin de la frialdad gris como el final de la jornada. Tengo que renovar mis alas... como el fenix, debo renacer de las cenizas... y volver a ser un halcón al renovar mi plumaje para emerger de las tinieblas de la tierra y alzarme de nuevo al cielo. He llegado hasta el bosque, trayendo mis moscas al bosque, liberando mi oscuridad en el agua, en agua helada que purifica mi alma y libera mi espiritu, para que mi invierno interno finalmente se rinda y permita a las piedras sacudirse la nieve y al arrollo correr de vuelta al mar.

Mi alma está muy lejos, más lejos que el nacimiento de los abedules y las orquideas... muy lejos, donde el viento congela la cara... pero no estoy solo. Porque he venido a volar con las águilas sobre las colinas cubiertas de nieve, para correr junto a los lobos entre los árboles buscando conejos y presas, para estar en medio de los árboles y las cascadas de aguas furiosas.

Las olas del lago salpican la orilla acompañando los tarareos de los pinos al viento del norte que es frío, y duele y que trae consigo un dolor que canta, que silba sombrío y pedregoso sin luz en medio del bosque oscuro. Mi mente no descansa, todavía no quiere olvidar el dolor, aunque aparezcan las estrellas y la luna me bendiga. O tierras grandiosas, ¿a que me enfrenta el futuro?

En mi hay sombras de un río que corre en lo profundo y que ha erosionado la esperanza y oscurecido mis días. Las luces se desvanecieron una vez más y tropiezo, porque estoy perdido y ciego. Aún permanece su caudal en la sombras, en mi mente, pero por eso estoy aqui... para liberarme. Porque he tenido sueños durante mucho tiempo, y ya es hora de romperlos uno por uno, porque son meras fantasias y de fantasias no vive el hombre. Estoy todavía en pie que es lo importante, y me preparo porque aún hay que enfrentar la caida... aunque navegue en un mar de lagrimas, este momento no debe seguir congelado en el tiempo, es hora de verlo caer y hacer ceder a la oscuridad, para dejar de dudar y lanzar con mi fuerza contenida a todos mi demonios.

Estoy solo y en mi arde un campo de fuego, siento su calor y sus reflejos en mi cara... algo me roza suavemente la mano, volteo y ha desaparecido como el humo en el aire. Espero en mis ojos respuestas, en mis ojos hipnotizados y se que debo seguir por el sendero... aquí adentro solo estoy acompañado por el brillo de la luna solitaria... A lo lejos, en mi exterior siento la presencia de los lobos... el fuego interior me consume, y siento que su cabello me roza y luego ríe.

¿Será el dios del viento que vestido de ropas marrones se acereca a contarme historias al oido?, sigo mi camino y recojo setas de los troncos caidos, hay arboles enormes donde descansan suspendidas las casas de los troles... troles que deben estar descansando y durmiendo la borrachera de la vendimia. Siento susurros en mi oido, voces venidas de los limites del mundo, palabras que me hablan del dios del viento, del dios que guiaba mi vuelo antes de que cayera en tierra, susurros que me dicen que debo sentir la piel y las plumas, volver a sentir con las garras y el juego y ver el mundo como lo ven los cuervos, para alzar vuelo y alcanzar el techo del mundo... y ahi, lanzarme en picada y volver a ser peregrino. Pero hora soy un cuervo, Cuervo Mantogris que vaga por el bosque de los lobos buscando la cumbre y al anciano mayor que le ofrece las respuestas.

Descanso entre viejos pinos en la vera del camino cuando la noche se acerca, el aire está lleno de magia y el viento me susurra al oido canciones de otros tiempos, me levanto y desde los arbustos observo a los duendes bailando en el círculo de fuego esperando a que el sol se apague una vez más... extiendo mi capa y me tiendo en el suelo, intento dormir... arrullado por las canciones de los duendes y las hadas, protegido por la magia de la luna, pero un viento me conmueve, me levanto rápido y ante mi se presenta el espiritu de las maderas que es el mas viejo y me dice "no tema" y conduciendome a las puertas del abismo, me miró y me pidio que viera hacia abajo la gran abertura en la tierra y luego me preguntó ¿sabe que es este agujero en la tierra, sabe lo que significa?

Me preguntó nuevamente y me dijo que yo conocía la respuesta... pero en mi fuero interno buscaba sin encontrarla al tiempo que me cuestionaba ¿si no puedo responderle como podré recuperar mis alas?

Luego me miró y me dijo, oh sí, este es el lugar, donde has de conseguir la voz de tu espíritu... Caminamos hacia la abertura del abismo, tierra adentro, y llegamos hasta el río de las brujas, donde el caudal corre en dos sentidos, y el espiritu me pregunto ¿el agua fluye en ambos sentidos, al sur y al norte... sabe por qué?

En ese momento vi al viejo lobo gris, y se acercó a mí y me susurró al oído:
"El norte de la corriente nace de los muertos que se han bañado en ella y el sur de la corriente nace de las aguas que bañan a un recién nacido"

El viejo me miró y el lobo dijo: "Se le ha revelado la verdad, cuando esté listo y la comprenda volverá a su casa y tendrá de nuevo sus alas y sus capacidades y dejará su capa gris y su sombrero para alzar el vuelo. Y cuando ello pase, solo él sabrá cómo enfrentar su destino "

Asi comence mi viaje.

No hay comentarios:

Pensamientos Intrascendentes / www.daffland.blogspot.com