martes, 4 de agosto de 2009

Hastiness

A veces me cuesta entender que tengo que estar solo, encerrado en mi corazón mientras trato de forzar las cadenas invisibles que refulgen chispas. A veces me cuesta entender que casi siempre estoy profundamente dormido como en un sueño, buscando alivianar la presión, dejando a un lado los sacrificios, olvidándome de la precipitación, de la lluvia y del universo, mientras mi mente recorre laberintos de sangre en mi mente.

A veces me cuesta entender que tengo que estar solo en espera de alguien más y que tal vez se encuentra en este edificio, o en algunos otros lugares que desconozco, pero no en los lugares dónde busco, o los que solo recorro entre sueños. Y a veces pienso que ellos llaman en silencio, y me equivoco... ya no soy más fuerte… es el momento de construir el tiempo... de dejar de respirar el amor a través de sus ojos.

Podría decir que ya se acerca el último suspiro, como un suave llamado que pretende alzarse al viento mientras la verdad se disuelve entre las lagrimas que brillan como el aureo reflejo de los cielos mientras sus silenciosos gritos rompen mi corazón y lo condenan a las garras del fuego. Ya sabía de la muerte del amor. Sin embargo ha sido un lugar que quise, y mi sufrimiento se convertirá en algo real para la vida y aunque estoy muy arrepentido, no puedo hacer nada, tampoco tomar tu vida ¿Puedes oírme llamar tu nombre?

Nuevas sensaciones, algunas creaciones, igual vamos a pagar el precio. Ahora es el momento de cambiar el rumbo… mis pensamientos se acercan y ya están tratando de matarnos de nuevo. Solo aquí en la oscuridad puedo aprender a olvidar las lágrimas de dolor que llenan mis ojos. Y ahora me pregunto ¿vivo en algún tipo sueño? ¿qué vas a ser de ti cuando la oscuridad se levante? ¿Cómo vas enfrentar al terror y al miedo? ¿Cómo puede solamente leer entre líneas?

Trato de comprender por qué toda la pasión ahora se ha ido. En éste momento solo queda el silencio de mi pasado, e incluso cuando se captura su aliento, siempre sus palabras dejan en mi una cicatriz profunda mientras todavía confío en que en las garras de la oscuridad, algún día vamos a brillar en medio de las más brillantes estrellas.

A veces me cuesta entender que tengo que estar solo con mi corazón mientras trato de forzar las cadenas invisibles que refulgen chispas y me condenan. A veces me cuesta entender que casi siempre estoy profundamente dormido como en un sueño, buscando alivianar la presión, dejando a un lado los sacrificios, olvidándome de la precipitación y mientras esto sucede mi mente recorre laberintos de sangre en mi mente.

A veces me cuesta entender que tal vez estoy dormido y que solo debo esperar al amanecer.

Daff Schneydher, Agosto. 2009
Pensamientos Intrascendentes / www.daffland.blogspot.com